Lunes, 03 de agosto de 2020 - 17:21 h
Noticias Archivo Historico

Agradecimiento a compañeros e instructores

El Centro Segoviano en Madrid entregó el premio Marqués de Lozoya a las seis instituciones de enseñanza secundaria históricas de la ciudad.

La labor pedagógica y de convivencia que generaron durante décadas los centros de enseñanza secundaria segovianos fue ayer resaltada por Centro Segoviano en Madrid. Su presidente, Antonio Horcajo, elogió el trabajo desarrollado por los numerosos profesores que han pasado por sus aulas y que han formado a cientos de segovianos. Muchos de éstos continuaron su preparación y desarrollaron luego su labor profesional en muchos casos fuera de su ciudad con gran éxito.
Los centros distinguidos con el premio ‘Marqués de Lozoya a la tarea cultural y educacional’ —el único galardón de los Premios Tierra que se entrega este año— fue para el Instituto Mariano Quintanilla, para el Colegio Seminario Conciliar, el de los Maristas, el Colegio Claret, el de las Jesuitinas y el de las Madres Concepcionistas.
Según el acta del jurado que leyó su secretario, Francisco Puch, se ha tenido en consideración la labor docente de estos centros educativos y su dificultad para mantenerse en sus antiguos emplazamientos, que les ha ido obligando a salir del casco histórico. El caso más doloroso y reciente es el de las Jesuitinas, que cierra sus puertas de forma definitiva.
Por ello, el presidente del Centro Segoviano, Antonio Horcajo, habló en su discurso de alegría y nostalgia en este ‘Día de Segovia’, que tuvo como escenario el salón de actos del Instituto Mariano Quintanilla. Participaron representantes de los centros que recogieron sus premios.
Por parte del colegio Jesuitinas recogió el premio Sagrario de Andrés; del colegio Claret estuvo Justino Martínez. María Ángeles Izquierdo fue la encargada de recoger el premio del Colegio de las Madres Concepcionistas; de los Maristas acudió Valeriano Izquierdo; por parte del Seminario recogió el galardón el padre José Martín Sanz; y Manuel Serrano por parte del Instituto Mariano Quintanilla.
En todo caso, Antonio Horcajo animó a los presentes a no dejarse caer en la desilusión y les dijo que Segovia tiene 2.000 años de historia y otros tantos más por delante.

Nombres propios

Repasó algunas de las figuras señeras que ha dado esta tierra y que pasaron por las aulas de los centros premiados. Citó a Ángel Rivilla, a Manuel Trapero, o a Mariano Quintanilla o Antonio Machado, entre otros muchos de los que dijo sentirse orgulloso de tener a algunos como maestros, dijo. No olvidó repasar algunos episodios históricos ligados a Segovia como el derrumbamiento del colegio Marista cuanto estaba en la calle San Agustín y donde murieron cuatro de sus antiguos compañeros. Pero sobre todo hizo hincapié en la “vida” que daban estos centros a las calles y plazas de la ciudad de Segovia.
Antonio Horcajo recordó que hace ya 81 años que el Centro Segoviano de Madrid celebra el ‘Día de Segovia’ y aprovechó para ensalzar la importancia que tenía esta jornada para los segovianos residentes en la capital de España. Muchos lo festejaban y aprovechaban para trasladarse a su tierra de origen “hasta en 40 autobuses en alguna ocasión”, señaló.
En la ceremonia de entrega de los premios intervinieron también el primer teniente de alcalde de Segovia Javier Giráldez, y el diputado nacional Javier Gómez Darmendrail, que además tuvo un cargo directivo en el Mariano Quintanilla.
Previamente, los socios del Centro Segoviano participaron en una misa y en la tradicional ofrenda a la Virgen de la Fuencisla en su Santuario, donde se entregó el óbolo por la luz votiva permanente que mantiene en el centro de oración. La jornada finalizó con una comida de Hermandad en el restaurante Lago , para regresar de nuevo a Madrid.

(03/07/2011)