Martes, 22 de agosto de 2017 - 06:52 h
Noticias Archivo Historico

Premios Tierra de Segovia "sus hijos y sus obras" convocatoria XX

Profetas en su tierra

No es fácil ser profeta en su tierra y mucho menos fuera de ella. Pero son muchos los segovianos que en su día a día se han ganado el respeto y la admiración de cuantos les rodean por su dedicación en diferentes campos. Un trabajo que ayer fue reconocido en la vigésima edición de los premios ‘Tierra de Segovia: sus hijos y sus obras’, que entregó el Centro Segoviano de Madrid a ocho instituciones y particulares por su labor en beneficio de todos los ciudadanos en forma de diploma acreditativo.

En una ceremonia muy emotiva celebrada en la sede de la Real Academia de San Quirce, la institución casi centenaria –cuenta ya con 95 años a sus espaldas–, volvió a distinguir «aquellas trayectorias personales e institucionales que sobresalen», por sus «comportamientos ejemplares así como los valores que hacen de la creatividad y el esfuerzo realidades que, entendemos merecen ser destacadas para estímulo de los demás, en una sociedad civil que debe recuperar su primacía».

 

El presidente de la entidad promotora de estos premios, Antonio Horcajo, destacó en su discurso de presentación la calidad de cada uno de los galardonados, porque «sois los hombres sencillos que todos los días os convertís en héroes porque cada día hacéis vuestro trabajo»”.

En esta ocasión, el premio el Premio Marqués de Lozoya a la mejor trayectoria cultural recayó en tres destinatarios, Rafael Cantalejo, Emilio Montero y Bonifacio Bartolomé, responsables, respectivamente, del Archivo Municipal de Segovia, el Archivo Histórico Militar y el Archivo del Cabildo Catedral, por conseguir que estos archivos sean un referente en todo el mundo. «Los archiveros sois los guardianes celosos de la historia para que haya inquietos que vayan a aflorar las maravillas de los archivos», destacó Horcajo. Un premio que para Cantalejo supuso el reconocimiento de un trabajo que «además es una magnífica afición como historiador y segoviano».

Eduardo Juárez Valero y su libro ’Crónica de un Real Sitio’ fue reconocido con el Premio Diego de Colmenares a la mejor obra escrita por segovianos, al plasmar en la publicación un testimonio irrefutable de los años 1934 a 1934 en La Granja y Valsaín a partir de su investigación en los archivos y el testimonio de quienes lo vivieron. Un trabajo que «nos ha puesto la carne de gallina porque son de esas obras ejemplarizadoras», resaltó Antonio Horcajo.

El Colegio de Enfermería de Segovia, en manos de su presidenta María José Uñón, recibió el Premio Antonio García Tapia, reconociendo de esta manera un trabajo duro y eficaz al ser «los ángeles del enfermo» porque «siempre están atentos y puntuales», recordó el presidente del Centro Segoviano.

Otro de los que también recogió el premio fue el cineasta David Pinillos, quien explicó que este galardón supone «toda una alegría». Este joven segoviano recogió el premio Aniceto Marinas a la mejor trayectoria artística por una carrera cargada de premios, entre los que destaca el Goya al Mejor Director Novel, en 2011, por ‘Bon appétit’, haciendo que «este premio nos dignifique a nosotros», recalcó el presidente del Centro Segoviano de Madrid.

El Premio Domingo de Soto lo recogió el periodista de El Norte de Castilla Carlos Álvaro, por recoger la vida del ilustre segoviano y poeta José Rodao «en una magnífica obra biográfica». Álvaro confesó que le hacía mucha ilusión recibir este galardón de una institución histórica como el Centro Segoviano de Madrid, ya que «uno no trabaja para recibir premios». El libro, señaló Carlos Álvaro, «está hecho con humildad y con mucho amor al personaje y a nuestras cosas, las de Segovia, de nuestra tierra».

Ayuda a los necesitados

Ayudar a los necesitados y con problemas también fue premiado en esta edición por el Centro Segoviano de Madrid. Un fuerte y caluroso aplauso recibió sor Justa del Sol, religiosa oblata del Santísimo Redentor, a quien le fue concedido el premio Arsenio Martínez Campos a la solidaridad y la concordia humanas por su «labor ingente» en Europa. Una labor muy dura que consiste en ayudar y recuperar a todas aquellas personas sometidos por redes de explotación, de prostitución, de coacciones y ofertas de trabajo engañosas, «en ese mundo de tener que recuperar a los seres humanos a los que constantemente son dañados por otras personas».

Por una vida ejemplar y el desarrollo altruista de la cirugía en países de desarrollo gracias a la fundación Cirujanos en Acción fue reconocido con el premio Teófilo Hernando a la mejor trayectoria de una vida el doctor José Antonio Pascual. «No para de operar y trabajar, de ayudar a los seres humanos porque no se quita la bata nunca», dijo el presidente del Centro Segoviano de Madrid. Por último, la mejor tarea empresarial representada en el Premio Tomás Pascual, lo recogió Francisco Martín Moreno, un «luchador segoviano» de Juarros de Riomoros, creador de la empresa Domingo del Palacio SA (Dompal). A pesar de este éxito, Horcajo aseguró que es una persona muy querida porque «eres la sencillez por encima de otra cosa y sin embargo, eres un titán». Unos «ciudadanos ejemplares» a quienes Horcajo emplazó a «seguir creciendo» para que sigan «dando sus frutos», utilizando el símil de un racimo de uvas.

En julio

Por su parte, el premio Juan Bravo, que este año recayó en los ‘cuidadores del bosque’, tanto en los gabarreros como en los resineros, no fue entregado ayer en la iglesia de San Quirce, ya que «estamos en contacto con los Ayuntamientos de El Espinar y Coca e iremos allí a entregarlos», explicó Horcajo. Aunque todavía no se ha cerrado la fecha, la entrega será en julio.

Los premios ‘Tierra de Segovia: sus hijos y sus obras’ fue el acto central de la 85 edición del ‘Día de Segovia’, que un año más puso de manifiesto el cariño de los segovianos de la diáspora hacia su tierra. La jornada comenzó con una misa y una ofrenda floral a la Virgen de la Fuencisla. Tras el acto de entrega de premios, se celebró una comida-homenaje a los galardonados de 2015.

 

Fuente: El Norte de Castilla 

(22/06/2015)