Lunes, 03 de agosto de 2020 - 18:08 h
Noticias Archivo Historico

Acuarelas y dibujos

Nueva galería de Arte en el Centro de Segovia

 Que se abra una galería de arte en Segovia es una noticia sobresaliente. En realidad que se inaugure cualquier iniciativa en los tiempos que corren, es una celebración inaudita, más aún si esta aventura es privada y si se ofrece como espacio para el arte y la cultura. 

La Reja Art Gallery es el proyecto que comentamos y que se abre con toda la energía y la ilusión de Mª Natividad Horcajo Matesanz. Se abre el nuevo espacio de arte en un entorno doméstico, transformando un lugar cuidado hasta el último detalle en una galería de dimensiones cercanas, en el centro mismo del ir y venir cotidiano de Segovia, luminoso y a la altura necesaria del ajetreo de otros intereses tan necesarios como a veces dolidos.

La sorpresa del nombre, La Reja, se desvela al entrar en la sala, que se organiza en dos espacios vertebrados por una bellísima reja de hierro y bronce, obra del broncista Herrainz de Madrid, y que ha venido a protagonizar de forma tal vez imprevista el bautismo y el símbolo de este nuevo espacio para el arte. A buen seguro que por encima del nombre, recordaremos sus proyectos e iniciativas, sus exposiciones y talleres, protagonizando actividades varias de cultura. Este ideario es el programa que expuso Antonio Horcajo en la inauguración de la galería, repleta de personas deseosas de conocer el nuevo espacio y de felicitar a Natividad Horcajo por su atrevimiento.

En este contexto no es de extrañar que la primera exposición sea un homenaje íntimo, que se quiere compartir con los demás, a la obra de Rodrigo Rial Lago, esposo de Natividad Horcajo. Ninguna obra está a la venta. De su extensa obra desconocida para casi todos, se ha realizado una selección de unas 35 piezas entre dibujos y acuarelas que representan su mundo de intereses y temas pictóricos preferidos. Segovia en sus plazas más conocidas, como la Plaza de Medina del Campo, y rincones más recoletos, con frecuencia ya desaparecidos, como la frutería de S. Francisco. Las iglesias románicas más notables, con especial atracción por los pórticos, como el de S. Lorenzo. La Bajada al Carmen, encuadre que podríamos haber pintado desde uno de los balcones de la misma galería. Especialmente bella es la acuarela de los Altos de la Piedad, con un juego de luces y colores que contrastan emociones y atardeceres. Y las puertas como símbolo de tránsito, sean rústicas o adinteladas, con su atracción de rito y de memoria.

Merecen interés los retratos anónimos de personajes populares, curtidos de vida y de gracia. Pero sobre todo, los bodegones, tan íntimos, tan anecdóticos, tan pensativos.Obras mínimas repletas de intuición, de sensibilidad y de frescura. Intentado siempre pintar lo más cercano y no por anecdótico menos profundo, lo más esencial en su evanescencia. Sean flores o frutas, especias o piezas de caza, plumas o caracolas, todas estas obras guardan esos instantes irrepetibles y bellos, en las que se reflejan tiempos que cambian en silencio y transparencias que brillan en aguadas.
Y siempre el rigor del dibujo que estructura la composición y da fuerza y entidad al tema.

En tiempos de prisas e improvisaciones, merece la pena reconocer el cuidado puesto en el diseño de la imagen de la nueva galería, con la asesoría del pintor Richard Radford, siempre recordado creativo publicitario, y con la realización de Juan Cabrero, que se ha desarrollado en papelería, cristales y toldos.
Con la dirección de Inmaculada Cuesta, pintora, esperemos que la nueva galería pronto ocupe un lugar de expectación y de satisfacción para todas las personas amantes del arte y de la cultura en Segovia.

(08/06/2011)