Lunes, 03 de agosto de 2020 - 17:20 h
Noticias Archivo Historico

Donativo del Centro Segoviano de Madrid a los Hermanos de la Cruz Blanca

Una vez más el Centro Segoviano de Madrid hace acto de presencia en este santuario que es la Casa de los Hermanos de la Cruz Blanca en Segovia. Esa Casa de Acogida en la que al menos 25 internos a los que la Providencia quiso privar de los más elementales dones naturales que cualquier ser humano necesita para su integración en la sociedad en la que vivimos como son sus cualidades psíquicas, son atendidos primorosa y amorosamente por esta benéfica y encomiable Institución.
Nos recibe el hermano Martín, superior de la Casa, quien nos muestra las mejoras que con la subvención de la Junta de Castilla y León han conseguido introducir en ella.
Y lo más importante, nos muestra a las personas a las que esta Santa Institución, porque hay que tener vocación de santidad para hacer lo que ellos hacen, atienden con abnegación y con amor haciendo que sus vidas sean felices dentro de la infelicidad que su falta de cognición les pudiera producir.
En esa abnegada tarea los ayudan voluntariamente muchas personas de Segovia que acuden a diario a la Casa para atender a las personas allí acogidas, para ayudarles a comer, a asearse, y para distraerles con su presencia y sus palabras de bondad.
El orden, la limpieza y pulcritud imperan en todos los rincones de la Casa.
Y en este santuario de bondad estuvimos presentes varios miembros de la Junta Directiva del Centro Segoviano para hacerles entrega de un donativo constituido por las aportaciones que en concepto de inscripción se obtienen en el ya tradicional Torneo de Mus Juan Herrero que el Centro Segoviano viene organizando desde hace 15 años.
En este año se da la circunstancia de que coincidía en esta fecha histórica del 2 de mayo, la presentación que se hacía, poco después, en el salón de actos de Caja Segovia, del libro con las memorias de esa persona tan entrañable, cosechadora de afectos y cariños que es Juanito el de la Taurina, que vino a acompañar a los directivos del Centro Segoviano para ser él quien hiciera la entrega del donativo.
En un acto sencillo, lejos de alharacas, propagandas y publicidades, Juanito que, con sus 98 años, tiene una lucidez y facilidad de palabra y expresión encomiables, hizo entrega del pequeño donativo conseguido en un campeonato de mus, deporte en el que él siempre deja ganar a los demás, como prueba y demostración de que el mus une a las gentes se gane o se pierda, porque si no ganas la partida siempre ganas amigos.

(07/05/2011)