Lunes, 03 de agosto de 2020 - 18:04 h
Noticias Archivo Historico

Exaltación a la fiesta de los toros en el Centro Segoviano de Madrid

Andrés Hernando y Josechu Pérez de Mendoza fueron nombrados socios de honor

El Centro Segoviano de Madrid vivió una jornada espléndida en lo sentimental, nostálgico y taurino, con un encuentro programado especialmente para rememorar y rendir homenaje a toreros segovianos y consecuentemente a personajes y sectores afines a la fiesta de toros. Bajo la denominación "El arte en el mundo del toro" dentro del Parnasillo de las Letras y de las Artes que mantiene en su propio organigrama el emblemático Centro Segoviano, se desarrolló la convocatoria. Unos cien asistentes fueron debidamente cumplimentados por el presidente Antonio Horcajo y junta directiva. Almuerzo y cada uno de los comensales en su lugar respectivo un ejemplar del especial Toros de El Adelantado de Segovia que fue debidamente comentado.
Antonio Horcajo dirigió el foro con previas palabras de alto significado paisano para saludar a quienes se habían constituído en invitados del encuentro. Justificó su ausencia el escultor Luis Sanguino y fueron presencia viva y documentada Andrés Hernando, Josechu Pérez de Mendoza, Victoriano Borreguero, Francisco Puch, Juan José Cantalapiedra, Antonio Linaje, Moises Olmos, Angel Esteban, Enrique de Diego y la familia Hernando-Aboín al completo, componentes de la peña segoviana del taxi en Madrid, entre otros.
Antonio Horcajo glosó la figura de quienes ostentaron el estandarte del toreo segoviano en cada época, magnificando las figuras de Juan BravoPedro Palomo, Diego Francisco, Andrés Hernando y Josechu Pérez de Mendoza, así como personajes tan vinculados con el entramado taurino y de otras actividades como Gustavo Postigo, Patiño y José Luis Martín Berrocal. Hubo comentarios sobre las respectivas y brillantes trayecorias de Nicomedes García, Cándido, Miguel Canto Borreguero, Perido Delgado y muchos otros. Fue un canto alegórico en un encuentro marcado por una manifiesta declaración de intenciones de alta connotación segoviana. 
Después en el programado turno en la oratoria con el lema " El mundo del toro en laLiteratura y la Música" asentó su manifiesto en figuras relevantes de ambas artes. 
Momento de emotividad al serles entregados los correspondientes diplomas que les acredita como socios de honor del Centro Segoviano de Madrid. Se citó como recuerdo y homenaje a los que fueron grandes toreros Victoriano de la Serna y Marcial Lalanda en su momento socios numerarios del Centro.
Pérez de Mendoza en su intervención abarcó aspectos inherentes al arte de torear a caballo con historial básico sobre su propia figura. " Yo debuté como rejoneador en Coca en un festival formando cartel con Domingo Ortega, Antonio Bienvenida y Pedrés. Tanía tan sólo doce años de edad. Estuve en el peculiar mundo taurino pleno de ilusión y entrega logrando momentos realmente emotivos y triunfales como haber conseguido abrir la Puerta del Príncipe de Sevilla, siendo el primer rejoneador en lograrlo. Brindé un par de banderillas a Rafael "El Gallo" y presente en la plaza también Juan Belmonte. Actué en una corrida en Casablanca en la celebración de la coronación de Mohameh VI y destaco igualmente otro éxito significativo, el de ser el primer rejoneador en abril la puerta de Alcalá de las Ventas. Hice varios viajes a América donde actué sobre todo en plazas colombianas. Hoy, como sabeis, soy comentarista de Castilla-La ManchaTelevisión".
Andrés Hernando fue rotundo al afirmar su íntimo sentimiento hacia el Centro Segoviano y su estructura aplicada a las artes y en este caso al mundo taurino. "Yo nací en La Velilla y pronto mis padres se vinieron a Madrid. Comencé mi aventura torera con muchos inconvenientes hasta poder torear en plazas de mayor fuste. Naturalmente, se recuerdan mejor los éxitos y en ese sentido hago una vez más mención a la corrida de Benficencia de Madrid con El Cordobés, en la cual logré cortar dos orejas y salir en hombros en festejo televisado para toda España. Tomé la altertniva en Segovia en 1964 con Victoriano Valencia y El Viti y en mi vida profesional de torero alcancé momentos cumbres y triunfos muy resonantes. Me considero un triunfador en mi vida personal y profesional, que ya es decir".
Victoriano Borreguero planteó comentarios y proyección de pinturas taurinas sobre artistas pectóricos taurinos como Ignacio Zuloaga especialmente. A este respecto fueron nuevamente loados loa famosos "Torerillos de Turégano", "El segovianito", "El chepa", "Madrinas de Ayllón", "Belmonte", etc. Ameno, variado e ilustrado Victoriano, claramente conocedor de la obra del insigne pintor guipuzcuano.
Hizo alusión a determinados momentos del Centro y recordó algunas vivencias emotivas. Pasó a recitar un poema propio bajo el título " Elegía al toro bravo". Puso sentimiento y entonación en un mensaje más de cordura y consideración al toro de lidia que al complejo mundo del toreo.
Angel Esteban Calle quiso comentar un hecho concreto y seguidamente recitar un breve poema suyo "La magia de los toros" que fue publicado en su momento hace nueve años en un especial de las fiestas de Cuéllar de EL ADELANTADO DE SEGOVIA.
Muy discutido, controvertido a veces, ponderativo en su mayoría y sentimental al citar a muchos personajes segovianos, algunos ya desparecidos. Fue recordada la efeméride de aquel San Pedro en Segovia en la corrida de toros con Andrés Hernando, Curro Girón y Fermín Murillo, cuando al terminar el festejo un banderillero de Andrés sacudió sobre el ruedo las zapatillas de su maestro que había sido despedido con pitos. Se interpretó como un desaire hacia el público y Segovia, cuando en realidad el matador no tuvo parte en el hecho. Todo quedó en anécdota sin más. Se brindó con cava y se manifestó el agradecimiento de la afición segoviana por la atención especial del Centro Segoviano de Madrid hacia su Segovia del alma y sus gentes.

(07/05/2011)